Post-Boda de Marina y José María realiza en una ciudad muy especial para ellos. Un ciudad que vió crecer su amor entre pintas de Guinness y buena música, pero también entre aguaceros irlandeses y turbulencias aéreas.

El que escribe estas líneas, recibió la propuesta entre alcornoques. La propuesta de volar hasta la capital de la República de Irlanda antes de que estos científicos (biólogos para más señas) volaran para Alemania, su siguiente destino en el duro de periplo de exilio e incertidumbre que los científicos españoles suelen sufrir.

Me encanta viajar, éso les quedó claro.

  • ¿Problemas de idioma? me preguntaron:
  • Mi refinado acento inglés aprendido en los tugurios turísticos de Marbella, pero bien por lo demás, les contesté
  • Ya te avisaremos, me replicaron

Llegando el 2020, un mensaje en mi wasap…¿qué te parece si nos haces la post-boda en Dublín?

Y ya conocéis la respuesta. Con mis trastos de fotografía y algo de ropa de abrigo, me encaminé al Aeropuerto de Lisboa, con mucha ilusión y poco descanso de mi espíritu ni de mi cuerpo. Pero ya estaba la suerte echada

En Irlanda, me saludó un ventisca que hizo tambalear el avión y mi corazón iniciar un trotico algo picadillo, pero fue corto. Corto el tiempo y largo el viento que se colaba por mis magulladas entretelas. 

Ahí estaba yo en la parada del bus con mi pinta de español muerto de frío, de sueño y con bastante hambre. Poco duró la espera, porque el transporte allí funciona de maravilla, y los conductores son, como casi todos los dublineses amables, incluso cálidos, si se me permite la paradoja de aquel crudo mes invernal.

Antes de subir los escalones, mi primera sorpresa fue que el bus llevaba la música (era viernes) bastante alta pero con música chill-out española, o eso creí discernir con el tarareo de Chambao, que me decía “ahí estás túuuuu”

Y cierto era, allí, en el fondo del bus, como los niños malos estaba yo, quitándome ropa, allí estaba yo, dispuesto a ponerme el mundo por montera, vivir hasta el último segundo de aquella aventura. Porque en ésos momentos es cuando disfrutas de la alegría de trabajar en lo que te gusta

Mis siguientes días fueron una sucesión de pubs, paseos, callejeos, broncos cantos celtíberos, turismo cultural y mucha valentía extremeña para arriesgar el tipo y la salud.

Pero, como hoy no tengo tiempo, os lo iré desgranando poco a poco.

Por el momento, os dejo los mejores momentos del reportaje, porque las mejores vivencias no las cuentan, al menos en su integridad, las fotos

Reportaje realizado por Juan Aunión, fotografía social de autor hecha desde Extremadura. Fotógrafo de Bodas de Badajoz

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Reportajes de boda de un estilo único. Auténtica Fotografía Social de Autor. Soy fotógrafo de Bodas de Badajoz que hace fotografía natural desde Extremadura por  todo el mundo.

Visión artística bajo la firma inconfundible de su autor, Juan Aunión. Un estilo natural y documental pero sin renunciar a la elegancia y los influjos de las nuevas tendencias. Arte y pasión al servicio de novios que no se conforman con lo de siempre y que quiere un trato personalizado y además quiere un servicio exquisito y un resultado óptimo.

Además de bodas hago pre-bodas, post-bodas, vídeo y álbumes. Me desplazo a cualquier punto de la península desde el corazón de Extremadura, Badajoz y si quieres celebrar tu boda en el extranjero, no te preocupes demasiado por el idioma, hablo inglés con fluidez.

Fotografía social de autor

Pero qué significa Fotografía Social de Autor. Es sencillo, fotografía social, se refiere al oficio o arte de fotografiar las etapas o celebraciones más importantes de nuestra vida. De la vida de todos nosotros, se pueden y se deben contar por alegrías, por superaciones, por logros. La Fotografía Social de Autor. Bodas sí pero no sólo bodas que publican nuestro fehaciente compromiso con la persona amada, y además lo hace público, sino también el nacimiento de nuestro hijo, la adopción de nuestra mascota, conseguir un título universitario, cumpleaños, festejar un embarazo, sesiones especiales boudoir para expresar nuestra pasión, retratos muy personales llenos de vida, etc.

Como Fotógrafo de Bodas en Badajoz añado la coletilla “De autor“, pero qué significa de autor. Simplificando, sintetizando, significa que la foto que te hago yo no la hará parecida ningún otro fotógrafo. No hago las mismas fotos a diferentes personas. Es decir, que dentro de mi estilo, preparo los reportajes de antemano para que sean únicos. Logro una intencionalidad, un mensaje y una estética propia

El cliente es reposadamente estudiado y escuchado en sus anhelos, sus necesidades y su estilística más personal. No soy un fábrica de clientes, ni una factoría de bodas.

Post-Boda de Marina y José María

Soy un autor, que trabaja para las personas, una a una. Para cada evento, como la Post-Boda de Marina y José María, creo una obra fotográfica diferente, única, exclusiva, con mi sello personal. Con mis estilo si quieres llamarlo así. Con mi firma, pero adaptada a las necesidades de las personas.

 

Otras webs del autor